Mi perro tiene tos: ¿debo preocuparme?

Entrada 3

Con la llegada del frío, es común que también lleguen episodios de tos. La tos no sólo es algo que ocurre en humanos, sino que los perros también pueden sufrirla. Además, en estas épocas del año es muy común que se presente. Cuando un perro tiene tos no debería ser a bote pronto un signo .

Cuando un perro tiene tos no debería ser a bote pronto un signo de alarma o preocupación, debido a que se considera una enfermedad muy común y fácil de tratar la mayoría de las veces.

Sin embargo, es importante observar otros síntomas, ya que la tos puede ser la causa de otras dolencias más serias.

¿Qué es la tos y cómo se produce?

La tos es un movimiento que el mismo cuerpo produce acompañado del típico sonido con el fin de eliminar sustancias o mucosidad que afectan o irritan los pulmones y garganta.

La tos es un reflejo del cuerpo para que la garganta se mantenga libre y despejada. 

La mayoría de las veces la tos es molesta e insistente pero, en realidad, ayuda a que el cuerpo se proteja y se cure.

La tos puede provenir de muchas partes: de la laringe, de los bronquios, pulmones o la tráquea y desaparece luego de pocos días, pero cuando no es así, tiene otro origen. 

¿Es normal la tos en los perros?

Cuando un perro tiene tos es algo muy normal.

Si un perro tiene tos puede ser porque quiere expulsar algo de su garganta o algún germen no lo deja respirar bien.

Igual ocurre con las personas.

También pueden toser por algún resfriado o alguna infección ocasionada por un virus, pero en general, se trata de algo muy normal en los perros.

No obstante, es necesario conocer al perro, su comportamiento, edad, para detectar algún cambio que indique que algo no va bien en su salud. 

Causas de la tos en perros más comunes

Lo más común es que los perros tosan porque tienen reseca la garganta o comiendo se le ha atorado algo.

Existen diferentes tipos de tos en los perros: irritativa y húmeda

Para saber qué le sucede al perro es necesario conocer o identificar qué tipo de tos tiene. La tos en los perros puede ser de la siguiente manera:

  • Tos seca y áspera.
  • Tos húmeda y profunda.

Al determinar el tipo de tos, se puede decir si el perro tiene una tos común o hay algún problema más allá que se la produzca. Es importante que este diagnóstico sea realizado por el médico veterinario.

  • Tos irritativa: esto ocurre cuando la tos es fuerte, seca y constante o repetitiva y puede ser dolorosa para el perro. Algunas de sus causas pueden ser: infecciones en el tracto respiratorio del perro, inhalar alimentos o algún líquido, o presencia de parásitos. 
  • Tos húmeda: es una tos que expulsa secreciones y es más apagada, con arcadas. Es común esta tos después de que el perro tenga un descanso o duerma. 

¿Cómo es el diagnóstico de la tos en los perros? 

El médico veterinario es el único que debe hacer este tipo de diagnóstico con diferentes pruebas para determinar qué está causando la tos en el perro y cómo debe tratarse.

El veterinario le hará una evaluación completa del perro con el fin de dar con la causa de la tos. 

Durante la visita al veterinario es importante hacerle saber lo siguiente:

  • ¿Desde cuando tiene el perro tos y cuál es su frecuencia?
  • ¿Cómo es la tos?
  • ¿Tose más de día o de noche?
  • ¿Tose al comer?
  • ¿Tose al caminar o correr?
  • ¿Presenta otros síntomas?

Causas de la tos en los perros

Existen diferentes causas por las cuales un perro puede tener tos, pero las causas más comunes son:

  • Ingerir algo extraño: es normal que los perros jueguen y que en algún descuido se traguen algo que puede quedar en su garganta. Esta es una de las causas más comunes. Descubre aquí cómo actuar si tu perro se ha tragado un objeto.
  • Presión en el cuello: durante el paseo es frecuente que el perro salga con su collar y correa, si se ejerce mucha presión, podría comenzar a toser, por eso, el arnés siempre es más recomendable que el collar
  • Anomalía anatómica: la más frecuente en algunas razas como el bóxer es el síndrome braquicefálico que produce tos, intolerancia a la actividad física, dificultad para respirar, entre otros males. 
  • Problemas en el corazón: cuando los perros son adultos y son pequeños podrían tener algún problema en su corazón. Cuando es así, la presencia de tos es un síntoma, pero sobre todo de noche. Otros síntomas son debilidad, e intolerancia a hacer ejercicio. 
  • Neumonía bacteriana: es la inflamación del pulmón y es provocada por diferentes bacterias. 
  • Bronquitis crónica: cuando la tos se extiende por varias semanas y supera los dos meses, es muy posible que se trate de una bronquitis crónica. 
  • Colapso de la tráquea: esto es más frecuente en razas pequeñas y en perros ancianos. Aquí tienes más información sobre el colapso traqueal en perros.

Tratamientos de la tos en perros

Para elegir el tratamiento correcto es necesaria la evaluación del médico veterinario, sobre todo si la tos no ha cesado desde hace muchos días.

Sin embargo, el descanso será fundamental, con el fin de fortalecer el sistema inmunitario del perro.

En otros casos, el medico recetará antibióticos, calmantes, broncodilatadores, etc. 

Aparte del descanso es importante que el perro permanezca bien hidratado con suficiente agua fresca y darle comida húmeda. 

¿Cómo actuar ante la presencia de tos en un perro? 

Depende de los síntomas que el perro presente se puede actuar de alguna u otra manera para intentar ayudarlo, no obstante, lo más adecuado es no alarmarse y observarlo.

Si presenta síntomas que cambian su manera de ser, es importante llevarlo pronto al médico. 

Remedios caseros para la tos de los perros

Existen muchos remedios caseros que se pueden utilizar para aliviar o calmar la tos. Sin embargo, antes de darle algún remedio casero a un perro es importante consultar con el veterinario.

Nunca le des algo al perro sin saber si puede o no. 

Algunos remedios caseros, son:

  • Aceite de coco para aumentar las defensas y aliviar la tos. Basta con colocar un par de cucharadas en su agua y listo. 
  • La miel natural sin ningún tipo aditivo es buena para suavizar la garganta. No obstante, si el perro es menor de un año no es recomendable, puesto a que podría afectar su sistema inmunológico. 
  • La canela es un antiséptico natural y se puede colocar sobre la comida un poco. 
  • El té de menta tiene muy buenas propiedades así como expectorante y descongestiva.
  • El jugo de níspero es rico en vitamina A por lo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Además, mejora notablemente las membranas mucosas. 

Nota: Aunque se recomienda utilizar miel y canela, se tratan de productos azucarados, por lo que pueden ser contraproducentes, sobre todo si se excede la dosis.

Por ese motivo, antes de todo, se debe consultar con el veterinario.